FANDOM


Maracanazo (en portugués Maracanaço) es el nombre dado al último partido de la Copa Mundial de Fútbol de 1950, realizada en Brasil, en la cual la selección nacional de Uruguay ganó al equipo local contra todo pronóstico.

PreviaEditar

Posiciones a la segunda fecha
Pos. Equipo Puntos PG PE PP Dif. GF
1 Flag of Brazil Brasil 4 2 0 0 +11 13
2 Flag of Uruguay Uruguay 3 1 1 0 +1 5
3 Flag of Spain España 1 0 1 1 −5 3
4 Flag of Sweden Suecia 0 0 0 2 −7 3

El campeonato se definió en un sistema de liga todos contra todos, pero tenía la particularidad que el último partido se convirtió en una final. Se jugó el 16 de julio de 1950, en el Estadio Maracaná, en Rio de Janeiro, con unos 173.850 espectadores. Brasil era favorito, ya que iba invicto goleando en todos sus partidos, llegando a esas instancia primero con cuatro puntos, gracias a su victoria aplastante ante Suecia por 7-1 y su triunfo, también por goleada, contra España por 6-1, mientras que Uruguay venía de obtener tres puntos luego de empatar 2-2 contra España y ganar 3-2 a Suecia.

En aquel momento, Uruguay era una de las selecciones más laureadas del mundo, con una Copa del Mundo, ocho Copas América y dos títulos olímpicos, por lo cual difícilmente podía considerarse a el equipo uruguayo como un rival medianamente aceptable. Uruguay y Brasil habían jugado tres partidos antes de la final, de los cuales Brasil ganó dos y Uruguay uno solo, pero no habiendo mucha diferencia entre ambos equipos. Aún así, en la Copa Mundial, el equipo brasileño solo precisaba de un empate para obtener el título, lo cual aumentaba el triunfalismo de la afición local, siendo que la prensa de Brasil reducía las opciones uruguayas.

Los principales diarios de Rio de Janeiro ya tenían sus primeras planas impresas celebrando con anticipación el título mundial. También había muchas carrozas adornadas para un desfile para celebrar el título, se habían vendido más de 500.000 camisetas con la inscripción de "Brasil Campeão 1950". El Estadio Maracaná, el cual estaba recién inaugurado, se encontraba decorado con pancartas que decían en portugués "Homenaje a los Campeones del Mundo". Pero no terminaba ahí, las autoridades políticas brasileñas mandaron a hacer monedas conmemorativas con los nombres de los futbolistas de la selección local. En el estadio había una banda de músicos, los cuales tenían la orden de interpretar el himno del país ganador del título, pero era tanta la confianza que solamente entregaron la partitura del Himno Nacional de Brasil ya que les parecía innecesario entregar la de Uruguay, ya que era inevitable el triunfo brasileño. También los músicos habían sido preparados para tocar una marcha triunfal titulada "Brasil Campeão" compuesta expresamente para esta ocasión.

El favoritismo de Brasil alcanzó inclusos a las autoridades uruguayas. A pocas horas de comenzar el partido, la delegación charrúa recibió a los integrantes de la embajada uruguaya en Brasil, quienes le pidieron a los jugadores que tengan una derrota digna, es decir, sin una goleada. Incluso el presidente de la FIFA, Jules Rimet, quien también estaba convencido que Brasil se quedaría con el título, había escrito un discurso en homenaje a los campeones brasileños, mucho antes de que ocurriera el encuentro. Pese a que el nivel de calidad ambos equipos se encontraban casi iguales, la prensa y la afición brasileña habían creado un ambiente de triunfalismo excesivo días antes del partido, donde afirmaban que la victoria de Brasil era inevitable.

Los futbolistas uruguayos eran conscientes del favoritismo del que gozaba el equipo brasileño. El entrenador de Uruguay, Juan López Fontana, deseaba evitar una derrota humillante, por lo que pidió al equipo que jugaran de forma defensiva. Cuando el entrenador se retiró del lugar, Obdulio Varela le dijo a sus compañeros "Juancito es un buen hombre, pero ahora se equivoca. Si jugamos para defendernos, nos sucederá lo mismo que a Suecia o España". Los jugadores del equipo de Selección nacional de Uruguay entendieron que si jugaban a la defensiva, Brasil los golearía. Pocas horas antes del partido, los futbolistas uruguayos perciben el estruendo de los aficionados brasileños en la tribunas, el capitán Obdulio Varela animó a sus compañeros diciendo "Muchachos, los de afuera son de palo". El partido comenzó a las 15 horas.

Partido Editar

Apenas comenzado el partido, Brasil comenzó con su habitual presión con los delanteros, en busca del gol y para liquidar el partido en el menor tiempo posible. Venía de golear en sus anteriores encuentros, por lo que la afición quería ganar por una goleada. Pero el arquero uruguayo, Roque Máspoli, logró contener todos los ataques brasileños con éxito, finalizando así el primer tiempo 0-0. Los aficionados estaban molestos por la falta de goles, pero igualmente, la selección brasileña se estaba coronando campeón. Comienza el segundo tiempo, a los dos minutos, Friaça anotaría el primer gol para Brasil, desatando una gran celebración en el estadio, donde incluso hubieron algunos petardos. La alegría dura poco tiempo, ya que el capitán uruguayo Obdulio Varela reclama una posición adelantada al árbitro, para así poder ganar tiempo y restar la tensión. Su protesta derivó en una discusión de sordos, ya que Obdulio no sabía hablar inglés ni el árbitro sabía hablar español. Ni siquiera los propios compañeros de Obdulio Varela comprendían lo que su capitán buscaba. Pero Obdulio Varela consiguió lo que quería, gracias a su discusión logró enfriar el partido.

Luego de bajar la tensión de los espectadores y de los equipos, el partido se reanudó. Luego, en el minuto 21 del segundo, Ghiggia desbordó por la banda derecha, tras simular que remataría al arco, opta por el pase al medio del área, donde Juan Alberto Schiaffino logra empatar el encuentro. Aún así, la delegación carioca era campeón, pero los aficionados no querían ganar el título por un empate y reclamaba la victoria, así lo entendió el equipo brasileño, el cual se lanzó desesperadamente al ataque. Sin embargo, el equipo uruguayo acertó defensivamente e incluso lanzaron ataques sobre el área brasileña.

Finalmente, en el minuto 34 del segundo tiempo, Obdulio Varela lanza un pase a Ghiggia, este se la pasa a Julio Pérez, quien se la devuelve a Ghiggia, quien supera al defensa carioca Bigode. Luego, finge que que hará el pase al medio, por lo que hace el arquero brasileño Moacir Barbosa cometa el error que lo marcaría de por vida. Moacir Barbosa daría un paso hacia adelante, estando muy seguro que Ghiggia haría lo mismo que en el primer gol, Ghiggia ve que el portero dejó un hueco sobre el primer palo, donde aprovecha y lanza el remate, anotando el segundo tanto para Uruguay. El Maracaná quedó en absoluto silencio, incluso los futbolistas uruguayos se sorprendieron con el repentino silencio, donde minutos antes reinaba la euforia de la afición.

Tras ello, el equipo brasileño atacó con todo su arsenal, tratando de revertir el resultado. Pero llegaría el final, el partido culminó a las 16:45 horas, por lo que el árbitro inglés George Reader silba el final del partido, haciendo estallar la alegría de los jugadores uruguayos. El público se retiró en silencio, incluso algunos llorando, los futbolistas brasileños mostraban abiertamente su pesar, y la prensa local lanzaba comentarios apenados e incrédulos ante una derrota totalmente inesperada. Tan inesperado fue el triunfo de Brasil que no se tocó el himno de Uruguay. No hubo discurso por parte de Jules Rimet, entregando este la copa casi a escondidas, al capitán uruguayo Varela.

Reacciones Editar

Los aficionados brasileños comentaban el hecho como la peor derrota deportiva del país hasta aquel entonces. Se cancelaron todos los preparativos para la celebración, y desde entonces la palabra Maracanazo para los brasileños era sinónimo de derrota o desastre imprevisto. La victoria uruguaya llegaría hasta el terruño charrúa gracias al inolvidable relato de Carlos Solé. La gente se volcó a las calles a festejar el título mundial.

Jules Rimet contaría años más tarde que cuando el partido estaba empatado 1-1, se dirigió a los vestuarios para preparar su discurso de felicitaciones para la Canarinha, pero, cuando volvió, luego de que termine el partido, se llevó la sorpresa de no ver ningún festejo, ya que Uruguay había ganado el partido y el título. Jules Rimet quedó tan desconcertado que incluso no se ejecutó la ceremonia oficial de entrega de la copa a la selección celeste. Rimet apenas se acercó al borde de la cancha, donde tuvo un breve apretón de manos con Obdulio Varela y le entrega casi a escondidas el trofeo. Años más tarde, Jules Rimet cuenta:

...Todo estaba previsto, excepto el triunfo de Uruguay. Al término del partido yo debía entregar la copa al capitán del equipo campeón. Una vistosa guardia de honor se formaría desde el túnel hasta el centro del campo de juego, donde estaría esperándome el capitán del equipo vencedor (naturalmente Brasil). Preparé mi discurso y me fui a los vestuarios pocos minutos antes de finalizar el partido (estaban empatando 1 a 1 y el empate clasificaba campeón al equipo local). Pero cuando caminaba por los pasillos se interrumpió el griterío infernal. A la salida del túnel, un silencio desolador dominaba el estadio. Ni guardia de honor, ni himno nacional, ni discurso, ni entrega solemne. Me encontré solo, con la copa en mis brazos y sin saber qué hacer. En el tumulto terminé por descubrir al capitán uruguayo, Obdulio Varela, y casi a escondidas le entregué la estatuilla de oro, estrechándole la mano y me retiré sin poder decirle una sola palabra de felicitación para su equipo...

Relato de Carlos Solé para Uruguay Editar

Al no haber tanto público uruguayo en el Estadio Maracaná, unas de las vías de comunicación del partido para Uruguay era el relato de Carlos Solé, uno de los tres relatores uruguayos que concurrieron al Mundial. Los relatos de ambos goles quedaron en el recuerdo de los uruguayos.

Primer gol de Uruguay Editar

"...Quita Míguez para apoyar a Schiaffino; frente a él se defiende Bigode. La resta al centro de la cancha donde va a tomar Gambetta. Se corre Gambetta. Cruza la pelota en dirección a Julio Pérez. Julio Pérez arremete de frente a Danilo. Lleva la pelota Pérez. Le traba la pelota Danilo. Con todo la vuelve a tomar Pérez. Se repliega. Elude a Bauer. Apoya a Obdulio Varela. Varela al puntero Ghiggia. Avanza Ghiggia perseguido por Bigode. Lo anula Ghiggia a Bigode. Se corre al arco. Coloca el centro. Toma Schiaffino. Tira. Goool, goool uruguayo. Gol de Schiaffino. Schiaffino a los 21 minutos. Se le escapó Ghiggia al jugador Bigode. Colocó el centro y el jugador Juan Alberto Schiaffino la tomó de media vuelta. Colocó un violento remate alto dejando sin chances a Barboza a los 21 minutos. Schiaffino autor del tanto. Uruguay 1 Brasil 1..."

Segundo gol de UruguayEditar

"...La para Míguez y apoya Julio Pérez. Se va delante Julio Pérez con la pelota esperando que se cruce Ghiggia. Julio Pérez sigue atacando. Pérez a Ghiggia. Ghiggia a Pérez. Pérez avanza, le cruza la pelota a Ghiggia. Ghiggia se le escapa a Bigode. Avanza el veloz puntero derecho uruguayo. Va a tirar. Tira. Goool, goool, goooool, goooooool uruguayo. Ghiggia tiró violentamente y la pelota escapó al control de Barbosa. A los 34 minutos, anotando el segundo tanto para el equipo uruguayo. Ya decíamos que el gran puntero derecho del conjunto oriental estaba resultando la mejor figura de los uruguayos. Se escapó de la defensa brasileña. Tiró en acción violenta. La pelota rasante al poste escapó al control de Barbosa y anotó a los 34 minutos Ghiggia el segundo tanto para Uruguay. Uruguay 2 Brasil 1. Autor del tanto Ghiggia a los 34 minutos..."

Curiosidades Editar

  • El Maracaná estaba recién inaugurado, y la fachada aún no estaba pintada, por lo que se decidió pintar la fachada con los colores del país campeón. En aquel entonces, Brasil jugaba con una camiseta blanca, por lo que esperaba pintar el estadio con un blanco radiante. Pero con la victoria de Uruguay, el estadio fue pintado de celeste, color que hasta hoy en día se mantiene.
  • Desde ese día, Brasil deja de jugar con la camiseta blanca. En adelante, juega con la camiseta verde-amarela con pantalón azul, confiando que esta vez no tendría mala suerte.

Galería Editar

Referencias Editar

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar